Compromiso

Nuestro compromiso con la Naturaleza

Linares y Sánchez nació como un despacho de abogados generalista y así se desarrolló durante sus primeros años. A lo largo de su evolución fue adquiriendo conocimientos y experiencia en diferentes áreas, centrándose en los últimos años en el Derecho Ambiental y Animal debido a la especial sensibilidad sobre estos aspectos de su socio fundador, David Sánchez Chaves.

Esta nueva etapa, donde pretendemos potenciar activamente nuestra actividad profesional relacionada con la protección de la Naturaleza y la Defensa Animal cuenta con colaboradores especialistas y comprometidos, como los fundadores del grupo de  derecho ambiental del Colegio de Abogados de Granada. Seguimos creciendo, si consideras que compartes nuestros principios y valores, no dudes en contactar para considerar posibilidades.

Colaboramos también tanto personal como profesionalmente con entidades como la Asociación Conservacionista La Manada. Si representas a una asociación en este ámbito, podemos asesorarte y actuar en cuestión de denuncias, elaborar informes, impartir charlas, cursos de formación, legalizar instalaciones,… Habla con nosotros.

Algunos textos que nos sirven de guía

Declaración Universal de los Derechos de los Animales

Considerando que todo animal posee derechos y que el desconocimiento y desprecio de dichos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y los animales, se proclama lo siguiente:

Artículo No. 1
Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.

Artículo No. 2
a) Todo animal tiene derecho al respeto.
b) El hombre, como especie animal, no puede atribuirse el derecho de exterminar a los otros animales o de explotarlos, violando ese derecho. Tiene la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los animales.
c) Todos los animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre.

Artículo No. 3
a) Ningún animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles.
b) Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.

Los derechos humanos de las generaciones futuras

Artículo 1. Las generaciones futuras tienen el derecho a una Tierra sin contaminación ni destrucción, para su disfrute como el escenario de la historia de la humanidad, de su cultura y de los lazos sociales que hacen a cada generación e individuo miembro de la familia humana.

Artículo 2. Cada generación, que comparte la herencia y el espacio de la Tierra, tiene el deber, como administrador de las generaciones futuras, de evitar daños irreparables o irreversibles a la vida de la Tierra y a la libertad y dignidad humanas.

Artículo 3. Es por lo tanto, responsabilidad fundamental de cada generación el mantener una vigilancia constante y una evaluación prudente de los disturbios tecnológicos y modificaciones adversas que afecten la vida en la Tierra, el balance de la naturaleza y la evolución de la humanidad, con el fin de proteger los derechos de las generaciones futuras

Artículo 4. Serán tomadas todas las medidas apropiadas, incluyendo educación, investigación y legislación, para garantizar estos derechos y asegurar que no sean sacrificados por conveniencias presentes.

Artículo 5. Por lo tanto, gobiernos, organizaciones no gubernamentales e individuos deberán utilizar todos sus recursos e investigación para implementar estos principios, como si estuvieran presentes las futuras generaciones cuyos derechos buscamos establecer y perpetuar.